Admin

Childhood Obesity

Why is Childhood Obesity Considered a Health Problem?
•Children with obesity can be bullied and teased more than their normal weight peers. They are also more likely to suffer from social isolation, depression, and lower self-esteem. The effects of this can last into adulthood.
•Children with obesity are at higher risk for having other chronic health conditions and diseases, such as asthma, sleep apnea, bone and joint problems, and type 2 diabetes.
•Type 2 diabetes is increasingly being reported among children who are overweight. Onset of diabetes in children can lead to heart disease and kidney failure.
•Children with obesity also have more risk factors for heart disease like high blood pressure and high cholesterol than their normal weight peers. In a population-based sample of 5- to 17-year-olds, almost 60% of children who were overweight had at least one risk factor for cardiovascular disease (CVD), and 25% had two or more CVD risk factors.
•Children with obesity are more likely to have obesity as adults. This can lead to lifelong physical and mental health problems. Adult obesity is associated with a higher risk of type 2 diabetes, heart disease, and many types of cancers.

What Can I Do As a Parent or Guardian to Help Prevent Childhood Overweight and Obesity?
To help your child maintain a healthy weight, balance the calories your child consumes from foods and beverages with the calories your child uses through physical activity and normal growth.
Remember that the goal for children who are overweight is to reduce the rate of weight gain while allowing normal growth and development. Children should NOT be placed on a weight reduction diet without the consultation of a health care provider.

Balancing Calories: Help Kids Develop Healthy Eating Habits
One part of balancing calories is to eat foods that provide adequate nutrition and an appropriate number of calories. You can help children learn to be aware of what they eat by developing healthy eating habits, looking for ways to make favorite dishes healthier, and reducing calorie-rich temptations.
Encourage healthy eating habits.
There’s no great secret to healthy eating. To help your children and family develop healthy eating habits:
• Provide plenty of vegetables, fruits, and whole-grain products.
• Include low-fat or non-fat milk or dairy products.
• Choose lean meats, poultry, fish, lentils, and beans for protein.
• Serve reasonably-sized portions.
• Encourage your family to drink lots of water.
• Limit sugar-sweetened beverages.
• Limit consumption of sugar and saturated fat.
• Remember that small changes every day can lead to a recipe for success!
Remove calorie-rich temptations!
Although everything can be enjoyed in moderation, reducing the calorie-rich temptations of high-fat and high-sugar, or salty snacks can also help your children develop healthy eating habits. Instead only allow your children to eat them sometimes, so that they truly will be treats!
Balancing Calories: Help Kids Stay Active
Another part of balancing calories is to engage in an appropriate amount of physical activity and avoid too much sedentary time. In addition to being fun for children, regular physical activity has many health benefits, including:
• Strengthening bones
• Decreasing blood pressure
• Reducing stress and anxiety
• Increasing self-esteem
• Helping with weight management
Help kids stay active.
Children should participate in at least 60 minutes of moderate intensity physical activity most days of the week, preferably daily. Remember that children imitate adults. Start adding physical activity to your own daily routine and encourage your child to join you.
Some examples of moderate intensity physical activity include:
• Brisk walking
• Playing tag
• Jumping rope
• Playing soccer
• Swimming
• Dancing
Reduce sedentary time.
In addition to encouraging physical activity, help children avoid too much sedentary time. Although quiet time for reading and homework is fine, limit the time your children watch television, play video games, or surf the web to no more than 2 hours per day. Additionally, the American Academy of Pediatrics (AAP) does not recommend television viewing for children age 2 or younger. Instead, encourage your children to find fun activities to do with family members or on their own that simply involve more activity.
References: https://www.cdc.gov/healthyweight/children/index.html















¿Por qué se considera a la obesidad infantil un problema de salud?
• Algunas de los efectos del sobrepeso infantil y adolescente son psicosociales. Los niños y adolescentes obesos son objeto de una temprana y sistemática discriminación social. El estrés psicológico de la estigmatización social puede originar una baja autoestima que, a su vez, puede obstaculizar el funcionamiento académico y social y persistir en la edad adulta.
• La obesidad infantil se asocia a diversos efectos en la salud. Los niños y adolescentes obesos pueden sufrir efectos inmediatos en su salud y corren el riesgo de padecer de problemas de salud relacionados con el peso en la edad adulta. Otras afecciones menos comunes asociadas con el aumento de peso incluyen asma, esteatosis hepática, apnea del sueño y diabetes tipo 2.
• Cada vez se reportan más casos de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes con sobrepeso. Si bien la diabetes y la intolerancia a la glucosa, un factor precursor de la diabetes, son efectos en la salud comunes de la obesidad en adultos, la diabetes tipo 2 solo ha comenzado a emerger como problema de salud en niños y adolescentes en años recientes. La aparición de la diabetes en la infancia o la adolescencia puede ocasionar complicaciones avanzadas tales como enfermedades cardiovasculares e insuficiencia renal.
• Se ha descubierto que los niños y adolescentes obesos tienen factores de riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), como niveles altos de colesterol, presión arterial alta y la tolerancia anómala a la glucosa. En una muestra poblacional de personas de 5 a 17 años de edad, casi el 60% de los niños con sobrepeso presentaron al menos un factor de riesgo de ECV, y el 25% de niños con sobrepeso tenían dos o más factores de riesgo de ECV.
• Además, los estudios han demostrado que los niños y adolescentes obesos son más propensos a la obesidad en la adultez.



¿Qué puedo hacer como padre o tutor legal para ayudar a evitar el sobrepeso en mis niños?
Para ayudar a su hijo a mantener un peso saludable, tiene que lograr un equilibrio entre las calorías que su hijo ingiere con los alimentos y bebidas y las calorías que usa cuando realiza actividad física y en su proceso de crecimiento normal.

Recuerde que para los niños y adolescentes obesos y con sobrepeso, el objetivo es reducir la tasa de aumento de peso, pero al mismo tiempo permitir el crecimiento y desarrollo normales. Los niños y adolescentes NO DEBEN iniciar dietas para bajar de peso sin consultar con un proveedor de atención médica.

Cómo balancear las calorías: ayude a los niños a adoptar hábitos de alimentación saludables
Una de las maneras de equilibrar calorías es comer alimentos que proporcionan una nutrición adecuada y una cantidad de calorías adecuada. Usted puede ayudar a que los niños aprendan a ser conscientes de lo que comen adoptando hábitos de alimentación saludables, preparando versiones más saludables de sus platillos preferidos y reduciendo las tentaciones de alto contenido calórico.

Alimentarse de forma saludable no tiene ningún secreto. Para ayudar a sus niños y su familia a adoptar hábitos de alimentación saludables:

• Ofrezca una variedad de verduras, frutas y productos integrales.
• Incluya leche y productos lácteos bajos en grasa o descremados.
• Elija carnes magras, aves, pescado, lentejas y frijoles para ingerir proteínas.
• Sirva porciones de tamaño razonable.
• Anime a su familia a beber mucha agua.
• Limite las bebidas endulzadas con azúcar.
• Limite el consumo de azúcar y grasas saturadas.
• ¡Recuerde que los cambios pequeños a diario pueden crear la receta del éxito!

Si bien se puede disfrutar de todo con moderación, reducir las tentaciones de alto contenido calórico ricas en grasa y azúcar o los refrigerios salados, también puede ayudar a que sus niños adopten hábitos de alimentación saludables. ¡Solo permita que sus niños las coman de vez en cuando, para que así sean verdaderas golosinas!



Cómo balancear las calorías: ayude a los niños a mantenerse activos
Otra forma de equilibrar calorías es realizar una cantidad apropiada de actividad física y evitar el sedentarismo en exceso. Además de ser divertido para los niños y adolescentes, la actividad física regular tiene muchos beneficios para la salud, por ejemplo:

• Fortalecimiento de los huesos
• Disminución de la presión arterial
• Reducción del estrés y la ansiedad
• Aumento de la autoestima
• Ayuda para controlar el peso

Ayude a los niños a mantenerse activos.
Se recomienda que los niños y los adolescentes hagan por lo menos 60 minutos de actividad física moderada casi todos los días, preferentemente en forma diaria. Recuerde que los niños imitan a los adultos. Agregue una actividad física a su rutina diaria y anime a su hijo para que le acompañe.

Algunos ejemplos de actividad física moderada son:

• Caminar a paso rápido
• Jugar al "corre que te alcanzo"
• Saltar la cuerda
• Jugar al fútbol (soccer)
• Natación
• Bailar

Además de fomentar la actividad física, ayude a los niños a evitar el exceso de sedentarismo. Aunque está muy bien pasar un tiempo tranquilo para leer y hacer la tarea, limite a no más de 2 horas por día el tiempo que sus niños ven televisión, juegan videojuegos o navegan por internet. Además, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que los niños menores de 2 años de edad no vean televisión. En su lugar, anime a sus niños a que busquen actividades divertidas más activas para realizar en forma individual o con la familia.

References: https://www.cdc.gov/healthyweight/spanish/children/index.html